La artritis es una condición que irrita o destruye una articulación. Aunque hay varios tipos de artritis, la que con más frecuencia afecta a la articulación en la base del dedo pulgar (articulación basal) es la osteoartritis (degenerativa o “desgaste”).

Descripción

artritis-pulgar

El cartílago liso cubre los extremos de los huesos. Este permite que los huesos se deslicen fácilmente en la articulación. Sin ella, los huesos se rozan entre sí, causando fricción y el daño a los huesos y la articulación. La osteoartritis se produce cuando el cartílago comienza a destruirse.
La articulación de la base del pulgar, cerca de la muñeca y en la parte carnosa del pulgar, permite que el pulgar pueda girar, oponerse, flexionarse, y pellizcar, para que pueda agarrar cosas en la mano.
La artritis de la base del pulgar es más común en mujeres que en hombres, y por lo general se produce después de 40 años de edad. Una fractura previa u otras lesiones en la articulación pueden aumentar la probabilidad de desarrollar esta afección.

Síntomas

  • Dolor con las actividades que implican agarrar o pellizcar, como girar una llave, abrir una puerta, o chasquear los dedos
  • Hinchazón y sensibilidad en la base del pulgar
  • Una molestia dolorosa después de un uso prolongado
  • Pérdida de fuerza en el agarre o pellizco
  • Una apariencia que el hueso esta fuera de lugar
  • Desarrollo de una prominencia ósea o joroba en la articulación
  • Limitación de movimiento

Examen Médico

Su médico le preguntará acerca de sus síntomas, cualquier lesión previa, patrones de dolor, o las actividades que agravan la condición.
Una de las pruebas que se utilizan durante el examen es mantener con firmeza la articulación mientras se mueve el pulgar. Si hay dolor o una sensación arenosa, o si hay un sonido (crepitación), es señal de que los huesos se frotan directamente uno contra el otro.
Una radiografía puede mostrar el deterioro de la articulación, así como los espolones óseos o depósitos de calcio que se han desarrollado.
Muchas personas con artritis en la base del pulgar también tienen síntomas del síndrome del túnel carpiano, por lo que el médico puede comprobar si también está presente.

Tratamiento no quirúrgico

En sus primeras etapas, la artritis en la base del pulgar responderá al tratamiento no quirúrgico.

  • Aplique hielo sobre la articulación durante 5 a 15 minutos, varias veces al día.
  • Tome un medicamento antiinflamatorio, como la aspirina o el ibuprofeno, para ayudar a reducir la inflamación y la hinchazón.
  • Use una férula de soporte para limitar el movimiento de su dedo pulgar, y permitir que la articulación descanse y se cure. La férula puede proteger tanto a la muñeca y el pulgar. Puede ser usada durante la noche o de manera intermitente durante el día.

Dado que la artritis es una enfermedad progresiva y degenerativa, la enfermedad puede empeorar con el tiempo. La siguiente fase del tratamiento consiste en inyectar una solución de esteroides directamente en la articulación. Esto suele proporcionar alivio durante varios meses. Sin embargo, estas inyecciones no se pueden repetir indefinidamente.

Tratamiento quirúrgico

Cuando el tratamiento no quirúrgico ya no es eficaz, la cirugía es una opción. La operación se puede realizar de forma ambulatoria, y varios procedimientos diferentes se pueden utilizar.
Una opción consiste en fusionar los huesos de la articulación. Esto, sin embargo, puede limitar el movimiento.
Otra opción es eliminar parte de la articulación y reconstruirlo utilizando un injerto de tendón o de una sustancia artificial.
Las opciones de tratamiento se deberán de explicar y discutir previamente, y la decisión se toma dependiendo de las necesidades individuales de cada persona.

Rehabilitación

Después de la cirugía, usted tendrá que usar un yeso por 4 a 6 semanas, dependiendo de qué procedimiento se realiza. Un programa de rehabilitación, a menudo con un terapeuta físico, ayuda a recuperar el movimiento y la fuerza en la mano. Usted puede sentir algo de molestia durante las etapas iniciales del programa de rehabilitación, pero esto va a disminuir con el tiempo. La recuperación completa de la cirugía toma varios meses. La mayoría de los pacientes pueden reanudar sus actividades normales.